Laguna NegrMountain

Satellite Place Compass AltitudCalendarTemperature Photography Video Tips Shelter Flora y Fauna Food Stadistics Leyend RSS

 

Satellite

::::: Nombre :::::

Cerro Negro. (Laguna Negra). Los alrededores del mismo constituyen un verdadero nudo de montañas de oscuras rocas -de allí su nombre- que posibilitan variadas travesías hacia varios refugios e incursiones de escalada por las paredes de la zona.

Ver mapa más grande

 

 

Argentina

::::: Lugar :::::

Bariloche, Provincia de Rio Negro.

 

 

Compass

::::: Zona :::::

Distancia: 14 km.
Desnivel: 800 msnm.

Coordenadas GPS
SUR: 41º 08.213 S
OESTE: 71º 34.655 W

 

 

Altimeter

::::: Altura :::::

MDA - Montañas De Argentina

2.001 m.s.n.m.

 

 

Calendar

::::: Calendario :::::

Diciembre a mediados de Abril, o semana Santa.

 

 

Temperature

::::: Temperatura :::::

 
 

 

Photography

::::: Galerias :::::

  1. Imágenes de Google
  2. Imágenes de Bing
 

 

Video

::::: Videos :::::
  1. Laguna Negra en Invierno.
  2. Descenso Laguna Negra (en bicicleta).
  3. Laguna Negra.***
  4. Laguna Negra.****
  5. Noches de Segre from Daniel Barrios Lamunière on Vimeo.

Daniel Savorgnano: El Bolsón, la Tronconada, Refugio López, Travesía López-Laguna Negra, Refugio Italia, Tronador, Refugio Otto Meiling, Glaciar Alerce, Parque Nacional Lanín, Huechulafquen, Parque Nacional Nahuel Huapi, Chalhuaco.

PROXIMAMENTE

 

 

Supervivencia

::::: Tips :::::

Nota MDA: Vale la pena la picada de Colonia Suiza al Cerro López (pasando la noche en el Refugio) y desde allí hacer cumbre e ir al Laguna Negra (recomendamos el Refugio Italia). Luego de pasar la 2da. noche, la picada de descenso es increíble.

Travesía López/Laguna Negra ( de López a Laguna Negra 6 a 7 hs, con 350 m de ascenso, 400 de descenso, 350 de ascenso y 250 de descenso) : travesía de dificultad intermedia a difícil que usualmente se realiza desde el Cerro López hacia Laguna Negra y así la describiremos aquí.

La picada comienza en el filo del Cerro López entre el Pico Turista y el Pico Principal, adonde podemos llegar ya sea desde el Refugio López (350 m de ascenso por la picada tradicional por la Hoya hasta el filo) o desde la picada de los Palotinos que sube de Bahía López. Una vez en el filo tomamos la empinada huella que desciende en zig-zag el pedrero detrás de la hoya del López, rumbo a las nacientes del arroyo Goye. Este pedrero es delicado, especialmente si hay nieve o hielo, en cuyo caso se deben extremar los cuidados y proteger la bajada en forma adecuada.

Al descender pasamos junto a unas grandes piedras y paulatinamente la pendiente amaina hasta llegar a la parte inferior de la hoya donde nace el arroyo Goye (400 m de descenso desde el filo). Atravesamos la hoya hacia el suroeste rumbo a la ladera de enfrente, la cual deberemos ascender hacia una depresión al oeste del Bailey Willis faldeando hacia la izquierda. Desde allí subimos al filo y seguimos en travesía y faldeando hasta llegar al col entre el Cerro Bailey Willis y un morro ubicado a su izquierda (350 m de ascenso desde el fondo del valle Goye).

Desde allí descendemos hacia el col situado al fondo de la Laguna Negra. Una vez en el col bajamos y rodeamos la laguna por la izquierda hasta llegar al refugio ubicado al pie del Cerro Negro (250 m de descenso desde el Bailey Willis). Durante este último tramo hay que pasar por un sector de lajas que se supera asistido por un cordín. Existe una picada alternativa que baja bordeando el Arroyo Goye desde sus nacientes hasta empalmar con el arroyo Negro.

No es una picada muy transitada y puede perderse de a tramos. Una vez alcanzado el arroyo Negro hay que cruzarlo para llegar a la picada que circula por el otro lado. En ese punto si nos dirigimos hacia la derecha vamos hacia el refugio de Laguna Negra y hacia la izquierda volvemos hacia Colonia Suiza.

Travesías Laguna Negra/Jakob por el Navidad: es un conjunto de travesías de dificultad media a muy difícil dependiendo de la época del año y la ruta. En invierno y hasta bastante avanzada la primavera puede presentar pasajes delicados en nieve dura en la zona del Pico Refugio y el Cordón Inocentes debido al riesgo de una larga caída que involucra una resbalada.

Travesía Laguna Negra/Jakob por el Cerro Negro y el Arroyo Navidad ( unas 6 hs, 350 m de ascenso, 400 m de descenso ): en lugar de bajar todo el caracol hasta el cruce del arroyo Navidad para luego subir por su cauce, existe la opcion de acceder al cañadón del Navidad por detrás del Cerro Negro.

Para ello rodeamos la Laguna Negra por la derecha y subimos al col entre el Cerro Negro y el Bailey Willis. Desde allí subimos por el filo hacia el Cerro Negro (a la izquierda) y cuando se comienza a ver el filo que baja hacia el sur del Cerro Negro comenzamos a faldear para acceder al mismo. Recorremos este filo hasta que podemos iniciar la bajada hacia la izquierda al cañadón del Navidad por una serie de terrazas. Allí retomamos la picada que sube por el cañadón y que se describe más arriba.

Esta bajada al cañadón es necesaria ya que el filo que une el Cerro Gordo con el Cerro Negro presenta un corte que sólo es posible superar escalando. En este caso se podría continuar por el filo hasta la cumbre del Navidad sin necesidad de bajar al arroyo Navidad.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Frecuencia del colectivo 10 / 11 (Bche - Colonia Suiza - Bche).

Los colectivos salen de Bariloche hacia Colonia Suiza: 5:55, 8:10, 11:10, 13:30, 15:40*, 16:55, 19:20, 21:40.

Los colectivos salen de Colonia Suiza hacia Bariloche: 7:00, 9:05, 12:00, 14:40, 16:30*, 17:45, 20:10, 22:20.

(*) sólo en época de clases.

Nota MDA: Aunque tal vez algún político diga que lo va a hacer, es mentira que el camión de basura llega a la cumbre... por tanto acordate de bajar con tu basura.

Ética al aire libre para sitios naturales de fácil acceso:

  1. Prepárese antes de salir de casa.
  2. Camine por los senderos marcados y acampe por la noche de manera adecuada.
  3. Tire su basura en un la basura o llévela de vuelta y recoja los excrementos.
  4. Déjelo tal como lo encontró.
  5. Tenga mucho cuidado con el fuego y observe siempre las medidas preventivas contra incendios.
  6. Permita que los animales salvajes se mantengan salvajes.

PNH es VHF: 148450

 

 

Shelter

::::: Refugios :::::

Refugio Manfredo Segre (Italia):

Fue inaugurado en enero de 1970 y está a 1650 msnm, cuenta con capacidad para que duerman unas 60 personas y un comedor para unas 30 personas.

Ofrece comidas sencillas y reparadoras y cuenta con un dormitorio con camas cuchetas y colchones. Manfredo Segre fué un italiano enamorado de las montañas de Bariloche que, a su muerte, dejó un legado destinado a la construcción de un refugio de montaña.

Este legado coincidió con un viejo deseo de los residentes italianos de la zona en levantar un albergue junto a la hermosa laguna Negra.

Fue construido por Manolo Puente, recordado montañés, quien también edificó los refugios Otto Meiling y Juan Neumeyer.

Fué Manolo Puente Blanco quien dirigió la construcción del mismo. Recuerdo que en la época se comparó eso con el trabajo para levantar las pirámides de Egipto. Exageraciones a parte, realmente fue un trabajo formidable, ya que se cargaron troncos pesadísimos desde el bosque, abajo, hasta la laguna. La noche anterior a la inauguración, con la Escuela Juvenil de Montaña acampada abajo y preparada para subir al día siguiente para los festejos, Manolo se escapó porque no le gustaban los homenajes.

por Mauricio Minolfi

Nota MDA: "Muy recomendable pasar la noche allí". Estuvimos en 2009 (Marzo 19 y 20) junto a toda la familia del fundador del Refugio (Manfredo Segre).

 

 

::::: Flora y Fauna :::::

El camino a Laguna Negra está dentro de un bosque húmedo de Coihues: junto con Radales, Cipreses, Maqui y Maitenes.

En él vamos a encontrar Amancay, Mutisias, Azara, Parrilla, Laura y Caña Colihue entre otras. Mas abajo, cerca del suelo encontramos Helechos, Frutillas silvestres y Berberis (parecidos al muerdago). Viviendo junto a los árboles y las rocas hay diversidad de Líquenes y musgos en las zonas más húmedas del bosque. La vegetación va cambiando a medida que avanzamos.

La altura va aumentando y en el bosque solo encontraremos Coihues, Lenga, Caña Colihue y Serrato dentata (berberis). Seguimos caminando y la altura aumenta con nuestro paso, superados los 1100 metros de altura sobre el nivel del mar solo veremos Lenga que se irá achaparrando cada vez más hasta que luego de los 1600 metros sólo habrá roca casi sin vegetación.

En este bosque quizás no veamos muchos animales, por lo transitado del mismo, pero si prestamos atención quizás escucharemos y veremos algunas aves como el Pájaro Carpintero Patagónico, el Comecebo, el Huet-Huet, el Fío-fío, el Chucao, la Ratonera común, rayitas, entre otras.

En altura seguro veremos Cóndores y cauquenes de cuello gris en cercanías de la laguna. Este condor nos regaló su vuelo la mañana de Navidad de 2007 mientras desayunábamos...

Otros animales con los que nos podemos encontrar son: Lagartijas, ratones, murciélagos y en verano nos toparemos con algunos insectos como el tábano y la Chaqueta amarilla (Africana).

Durante este recorrido veremos también algunos árboles o animales que no pertenecen originalmente a la Patagonia y han sido introducidos, casi en todos los casos, con un fin comercial. Alguna de estas especies son: Los Pinos, la Rosa mosqueta y la Retama.

Por lo general estas especies se convierten fácilmente en Plaga. Algunos de los animales que veremos frecuentemente son las vacas, terneros y toros, así como caballos que transportan cargas.

 

 

Food

::::: Alimentación :::::

La alimentación ideal consiste en desayuno, almuerzo, cena y ración de Marcha. Algunos ejemplos son:

Desayuno: Café o té, avena, cereales, pan envasado “larga vida”, mermelada, leche semi-descremada, mantequilla, jamón, queso, huevos 2 veces durante la expedición.

Almuerzo y Cena: pastas, sopas, arroz, carne de vacuno, carne de pollo, ensaladas, salchichas, ensaladas de verdura fresca (los primeros días), ensaladas de verdura en conserva (los días de cumbre), pescado en conserva, postres, postres de leche, frutas naturales y en conserva o Comidas Gourmet termoestabilizadas como las de Sabor de Reyes (se pueden adquirir en tiendas especializadas). Vino, café, té y agua de hierbas como bajativo.

Raciones de marcha: Chocolates, galletas, maní, pasas, almendras, dulces, jugos isotónicos y agua.

+

Para ampliar el menú, consulta nuestra sección COMIDAS. Algunas de las mejores propuestas para preparar las comidas que podés hacer en tu próximo viaje a la Montaña. Comida termoestabilizada, platos tradicionales de pescado, recetas rápidas, comida oriental, composición de alimentos, lípidos o grasas, etc.

 

 

Stadistics

::::: Estadísticas :::::

Según Guillermo Martin Director de aprovechamiento de recursos de Parques Nacionales (2009) si bien nadie tiene cifras exactas, estimativamente en el verano unas 70.000 personas pasaron por las picadas y refugios de Bariloche.

Parece una cifra alocada, pero no lo es tanto si la comparamos con la cantidad de turistas que visitan Bariloche, y si en El Chaltén se estima que hubo entre 20.000 y 30.000 personas.

 

 

Leyend

::::: Leyendas :::::

El Italiano Errante
- Por Martín Paiva -
aka el Polaco

La construcción del refugio es tosca, pero funcional: roca sin cortar ni pulir y madera tableada con hacha en caótica composición, fea por donde se la mire. El clima del lugar es un espanto: desde abril a noviembre todo está cubierto de hielo, y aún en pleno verano hay manchones de nieve aquí y allá; sólo algunas lengas achaparradas se acumulan en el pico de la escupidera de roca que forman el valle glaciar y su arroyo de desagote. Pero lo principal es el viento: omnipresente y furioso, siempre empuja a la sensación térmica cerca del cero. En enero y febrero el refugio es un hormiguero, en marzo y diciembre lo visitan sólo algunos extranjeros; en noviembre y abril queda desierto. Salvo que el viajero ocasional esté muy cansado, no tendrá dulces sueños: siempre se están oyendo golpeteos de madera, chapa, hielo y piedra. Así, con todo eso, es un lugar en el mundo, con su propia fábula y todo.

Esta historia no pertenece, técnicamente, al género de ficción: compila dos testimonios provenientes de personas concretas y proviene de diferentes fuentes concordantes; pero tampoco puede ser considerada real ya que no puedo confirmar los dichos de los protagonistas, salvo con los hechos de la investigación policial. En algunas de las líneas que siguen están la verdad que conocí por mi amigo Fernando, la aportada por un tal Linch, médico local que no intervino sino sobre los hechos consumados y la que proporcionó la víctima, conocida como La Poli.

El primero de los tres ronda hoy los 50 años, acumuló todos los títulos que se pueden obtener en la Facultad de Ciencias Económicas; es padre de familia y, en la definición del siglo XX, una “persona confiable”. Además, tenía más de 20 años de experiencia en montaña cuando se introdujo en la historia, involuntariamente, como no podía ser de otra forma. Los que conocemos alguito de alpinismo sabemos que los accidentes se producen por inexperiencia, estupidez o exceso de confianza y todos tuvimos al menos uno de cada tipo; en otoño de ese año, Fernando pecó por lo tercero.

Se le dio por hacer, en solitario, en nevado y en abril, la travesía de Laguna Negra a Frey por el Cordón de los Inocentes: una formación natural preciosamente peligrosa, un filo de un metro de ancho y cuatro kilómetros de largo y con dos soberbios precipicios de cada lado. Después, la vía se pone mejor aún: tiene seis canaletas que lucen iguales a la bajada y sólo la quinta conduce a la picada: el resto habían significado el fin de la carrera de seis escaladores. Como esos seis infelices, Fernando erró la elección. Cayó por un pedrero a 80º de inclinación y por más de 30 metros; resbaló y comenzó a desplomarse de espaldas mientras la mochila se iba deshaciendo contra las piedras –siempre es mejor que la carne si se hace de frente- y sólo en el último metro pudo clavar la piqueta salvadora: “como si hubiera otra fuerza actuando además de mi brazo”. Herido, sin abrigo para vivaquear ni comida, y más cerca del inicio que del destino, decidió volver a Laguna Negra. Ya en el más amable bosque del Arroyo Navidad, lo alcanzó sin linterna la puesta del sol. Ante sí tenía la subida al refugio: la picada normal –el caracol-, una hora y media, o “El Italiano”, no apta para turistas, pero de sólo media hora. Optó por la segunda. Por tenue, la luna engañosa lo extravió.

Alpen Zeitung 1924 - Imagen modifficada por Daniel O. Savorgnano

Con hambre, frío y al límite de sus fuerzas, se recostó contra una lenga: ahí vio que un hombre caminaba delante de él, en el borde de su campo visual. Cobró coraje y lo siguió, pero el sujeto se mantenía siempre a la misma distancia; cuanto más se esforzaba Fernando por llamarlo y pedirle ayuda, más se alejaba y desvanecía la silueta. En la vida hay naufragios en los que uno se aferra a cualquier tabla, por misteriosa que sea; Fernando siguió al hombre de negro por más de una hora sin despegarle el ojo por miedo a que lo dejara solo. Pero al ver las luces del refugio, torció la mirada un segundo hacia el brillo y perdió al guía; en ese justo momento, un grito de mujer quebró el ulular del viento. Fernando corrió a los trompicones hacia el refugio, lastimándose las pocas partes sanas que le quedaban en el cuerpo.

Nunca supe el nombre de pila de mi primera fuente, así que puedo llamarla por el que se la conoce, manteniendo un relativo nivel de discreción: La Poli. La Poli fue refugiera en Laguna Negra durante muchos años y llegué a conocerla lo suficiente como para dar fe de su integridad mental.

Vio salir al que después supimos era Fernando muy temprano esa mañana; cerca del anochecer llegó un alemán que, al parecer, no hablaba castellano ni inglés, por lo que no hubo forma de establecer comunicación entre la huésped y el forastero. La Poli lo describió como alto, rubio, de ojos claros y extraviados; “algo en él exhalaba maldad”. Sola, con un hombre al que temía y que la doblaba en peso y triplicaba en fuerza, empezó a inquietarse.

Cocinó, se acostó y trabó la puerta de la habitación de los refugieros con un grueso alerce. No podía dormir: los ruidos llegaban de todos lados. La noche era tormentosa, pero había algo más: en los respiros de los soplos del viento se sentían pasos nerviosos arriba, en el dormi.

La Poli oyó el ruido de los cacharros al golpearse entre sí y salió de su bolsa de dormir; en corpiño y bombacha, se arrinconó en la esquina opuesta a la puerta y comenzó a temblar, ya fuera por el frío o por el miedo. Los pasos se oían ya en la planta baja. Ahora era seguro que temblaba de pánico. Tragaba, frenética, toneladas de aire, y la condensación de sus exhalaciones formaba nubecitas que volvían al instante a su boca. Ollas, sartenes y jarros emitían el ruido sordo de la caída violenta; se rompió un vidrio. La Poli contuvo la respiración.

La puerta de la habitación empezó a sacudirse, lento primero y frenéticamente después. La tranca no resistiría mucho más. El viento sopló con furia y todos los vidrios estallaron. El ataque a la puerta cesó, pero los pasos inspeccionaron todo su lado del refugio, luego se detuvieron como por la leñera, hubo una risotada y una corrida hacia la puerta trancada. El ruido de madera quebrada reveló a la Poli el filo del hacha.

De pronto, la furia del viento irrumpió en el refugio revoleando cachivaches en todas direcciones. Se oyeron un insulto en alemán y ruidos de pelea. Silencio, tensísimo silencio en dos minutos de quietud y el hacha atacó de nuevo. La Poli gritó, gritó y gritó, con patética desesperación.

El hacha se detuvo, incrustada nuevamente en la madera: ruidos de pelea y un ¡Arghhhhhhhh! grave y sentido.

Nuevamente, se hizo el silencio y otra voz masculina, preguntó en tranquilizador criollo:
-¿Hay alguien? Salga, ya neutralicé la amenaza de este loco.
Porque resulta que Fernando habla así.

Cuenta Fernando que oyó el grito y, conmovido, corrió hacia el refugio. Sólo al tratar de abrir la puerta recordó la piqueta salvadora, olvidada en su mano, y blandió el estorbo como arma. Cuando Fernando entró, el alemán intentó sacar el hacha de la puerta para hacer lo propio pero no pudo.
Una especie de sombra inhumana cubría la herramienta.

Hacha o no, el alemán era de temer lo mismo: atacó a Fernando a puño limpio y se le adelantó con un cross a la mandíbula que puso al defensor de cara al piso. De nuevo la sombra y el alemán también cayó al piso.
Ambos se levantaron, Fernando blandió la piqueta y atacó: el otro quiso esquivarlo pero otra vez la sombra se lo impidió. El arma de mi amigo se clavó en la tudesca clavícula.
El alemán herido salió corriendo hacia el Cerro Negro y la espesura.

Fernando y La Poli se encontraron al fin: no voy a contar cómo siguió la historia entre ellos, baste decir que fue feliz, mientras duró. Con el tiempo, y como suele suceder habitualmente, la vida continuó: Fernando dejó la montaña, pero recuperó la piqueta y la tiene en exposición entre sus diplomas; La Poli emigró a España y nada más se supo de ella por acá; Linch sigue por esos lares, pero esa, es otra historia que no viene hoy al caso.

Supe por Linch que con el deshielo apareció en el Cordón de los Inocentes, en el fondo del acantilado, el cuerpo de un tal Hans Ülrich, con la piqueta de Fernando clavada en la clavícula. Me contó que la muerte fue causada por la caída al precipicio luego de que la cuerda con la que estaba rapelando se cortara. Me dijo también que no había explicación lógica para el hecho de que el corte fuese limpio y simultáneo en los dos extremos de la cuerda cruzada al gendarme; como de navaja, lo describió. La roca de la cual se descolgó Ülrich, y adonde fue encontrado el otro extremo de la soga, era completamente roma.

Bajo el cerro y al lado de la laguna, conocidos como Negros, habita una sombra. Pertenece a M. S., el que fundó el refugio “Italia”. Se dijo que había sido uno de los tristemente célebres “Camisas Negras”, que se exilió en la Argentina y que, de ahí en más, vivió aislado en sus montañas: sería difícil precisar si se conservó fascista: todos afirman lo contrario, pero creo que no llegó a arrepentirse. Pienso que prefirió la negación, el aislamiento y la generosidad para perdurar.

De él se cuentan desde relatos de hazañas como montañista hasta historias de apariciones cuando muerto: se lo conoce como el Italiano Errante y muchos afirman haber visto su sombra o recibido su ayuda.

 
... al Cielo

RSS

::::: Fuentes de información :::::

MDA | Rio Negro.com.ar | De Rutas y Destinos | Refugio Laguna Negra | Al Borde | Patagonia Visual | Cultura de Montania | CAB | Edición general; Daniel Savorgnano



MDA Outdoor, indumentaria y accesorios para Montañismo, escalada y deportes al aire libre


Makalu
HUEMUL



Comidas Gourmet Termoestabilizadas





Instagram de MDA Outdoor
MDA, FB fan page
Seguir a MDAargentina en Twitter
Inst.
FB
Twitter
Form
Teléfono
San Lorenzo 1601, Olivos (Bs. As.)
Form.
011
35298438

Si querés ayudarnos con
el manteniemiento de este sitio?
Comprá en nuestra Tienda
o hace tu Donación
en el siguiente botón

Donar

Gracias!